24/8/15

Reformulación del circuito de la comunicación



Como ya vimos, el circuito de Jakobson explica el funcionamiento de cualquier situación comunicativa. Sin embargo, presenta algunas limitaciones cuando la comunicación falla:

—¡Arriad el foque! –ordena el capitán.
—¡Arriad el foque! –repite el segundo.
—¡Orzad a estribor! –grita el capitán.
—¡Orzad a estribor! –repite el segundo.
—¡Cuidado con el bauprés! –grita el capitán.
—¡El bauprés! –repite el segundo.
—¡Abatid el palo de mesana! –grita el capitán.
—¡El palo de mesana! –repite el segundo.
Entretanto la tormenta arrecia y los marineros corremos de un lado a otro de la cubierta, desconcertados. Si no encontramos pronto un diccionario, nos vamos a pique sin remedio.
Shua, Ana María. "Naufragio"


Esto se debe a que el modelo no tiene en cuenta algunas características de los componentes, que son más numerosos y  complejos de lo que se puede pensar en un principio. Por este motivo, fue objeto de reelaboraciones y reformulaciones, entre las que se encuentra la versión de la lingüista francesa Catherine Kerbrat-Orecchioni. 

El modelo incluye elementos que Jakobson  no había tenido en cuenta


Algunas observaciones sobre el esquema
Competencias lingüísticas y paralingüísticas: es el conocimiento del código, que debe ser compartido por los interlocutores para que la comunicación sea exitosa. El código, por su parte, es múltiple, ya que la comunicación es “multi-canal”: no sólo nos comunicamos a través de las palabras (canal auditivo), sino también a través de los gestos (canal visual).

Si emisor y receptor no comparten el código, la comunicación falla



La competencia cultural es el conjunto de conocimientos que poseen los interlocutores sobre el mundo que los rodea. La competencia ideológica, por otra parte, está formada por los valores de los que se vale el individuo para juzgar los hechos.


La competencia ideológica condiciona la comprensión del mensaje



Las determinaciones psicológicas constituyen el conjunto de estados de ánimo, emociones y formas de ser de los interlocutores, que influyen en los modelos de codificación y decodificación de los  mensajes.  


Un mismo "mensaje", distintas determinaciones psi
 


Las restricciones del universo del discurso se definen como factores que limitan las posibilidades de elección y dependen de las condiciones concretas de la situación comunicativa y de lo que podríamos llamar las restricciones de género, es decir, los temas y las características retóricas de ese discurso.




¿Para qué sirve saber esto?

Por una parte, para adecuar mejor nuestros textos según el destinatario, nuestro objetivo y el efecto que deseamos producir. Según las características de cada factor, los recursos serán seleccionados y organizados de manera diferente. También nos sirve para dar una mayor verosimilitud a los diálogos entre los personajes. Es importante adecuar el mensaje a las condiciones de su producción para que sea más efectivo.
Ejercicio
Indicar qué competencia falla en las siguientes situaciones comunicativas




Bibliografía
Marafioti, R. (comp.), Recorridos semiológicos. Buenos Aires: Eudeba. 1998  

Imágenes extraídas de 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te quedaste con dudas, tenés una consulta, o simplemente querés dar tu opinión, no dejes de comentar. Y si creés que la entrada puede interesarle a alguien que conozcas, compartila en las redes sociales ;)

¡Gracias por leer!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...